Niños inquietos, hiperactivos, nerviosos, impulsivos… ¡todos al tren de Topito terremoto!

Quizás esto os suene familiar: “Cuando Topito se despierta… ¡se acabó la calma! Arriba y abajo, lo toca todo. Se distrae. Pierde cosas. No para quieto ni un segundo. Le dicen que es: inquieto, hiperactivo, nervioso, pesado, impulsivo… Sus padres están preocupados. Sus profesores desesperados”.

Pero ¿y Topito? ¿Cómo se siente? En casa y en el colegio le regañan constantemente, castigándole por las cosas que hace y por las que olvida; los demás niños lo rehúyen a veces y no quieren jugar con él; lo deja todo a medias y se frustra cuando no consigue completar sus tareas; ha escuchado mil veces a los adultos decirle que es un trasto, que no para ni un momento quieto o cosas peores, y a fuerza de escucharlo ha terminado por construirse una identidad con esas etiquetas… ¿Qué crees que piensa de todo esto?

Si tienes un niño o una niña al que han diagnosticado un Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad(TDAH), o bien si se trata simplemente de un niño inquieto y despistado, puede que encuentres ayuda en alguno de los cuentos que vamos a proponerte en esta entrada.

Empezamos con Topito terremoto, de Anna Llenas, a quien seguramente conozcas de El monstruo de colores, Te quiero (casi siempre)o El sol llega tarde.

 

Se ha publicado en dos formatos distintos: el típico álbum ilustrado que solemos recomendar para niños de entre 3 y 6 años, y recientemente también en cartón, para contárselo a los más pequeños.

Es un cuento con unas ilustraciones muy originales, en la línea de los otros libros de Anna Llenas. En él, los padres de Topito, desesperados y preocupados con su hijo, encuentran la ayuda de Berta, “la Maga del Bosque”, a la que Topito irá a ver un ratito cada tarde y que le ayudará a encontrar su pasión y a canalizar en ella toda esa energía que le sobra. Anna Llenas lo llama “Terapias Cretativas para Niños Difíciles”.

Me parece un libro ideal para que el niño normalice la visita al especialista y entienda que, con un poco de ayuda, puede encarrilar todos esos impulsos que antes le arrastraban de acá para allá, y mejorar así su comportamiento en el colegio, en casa y con los amigos, sintiéndose mucho mejor consigo mismo.

Además, acaba también de publicarse un Cuaderno de actividades para centrar la atención y no despegar el culo de la silla, con un montón de juegos y actividades para que niños y niñas se diviertan mientras refuerzan su capacidad de atención y concentración.

 

Otra propuesta, también muy útil, para explicarles a los niños qué es el Trastorno por Déficit de Atención(TDA) y cómo sus padres intentan ayudarles llevándolos al psicólogo, es el cuento Me van a ayudar. El TDA explicado a los niños, de la editorial TEA.

Me parece muy reseñable por el modo en que trata de evitar que l@s niñ@s se culpabilicen por su trastorno, a la vez que les explica cómo va a ayudarles ese “médico de los sentimientos” que es el psicólogo, reduciendo así la ansiedad y el temor que pueda provocarles el inicio de una terapia.

Es un material muy cuidado, escrito por los prestigiosos psicólogos norteamericanos Marc Nemiroff y Jane Annunziata. Explica, por ejemplo, con todo detalle los distintos tipos de ayuda que puede recibir el niño con TDA: terapia de juego, de grupo, terapia de familia y conductual, medicamentos, tutoría… Al final incluye una pequeña guía para padres y profesoresque os puede ser de gran utilidad.

A lo mejor es un libro un poco difícil, por lo que no lo recomiendo para niños demasiado pequeños. Los editores no indican una edad recomendada, pero yo lo aconsejaría para niños mayores de 5 años.

La editorial Fortuna, por su parte, tiene una colección de 12 títulos llamada Terapicuentos. Los escribe una psiquiatra infantil y están pensados para ayudar a los niños con algún problema y servir también de apoyo a los padres.

De entre los títulos de esta colección hay dos que pueden serviros de gran ayuda: El ratoncito Fernandito no para quieto ni un poquito, específicamente indicado para la hiperactividad, y La leona Maripilista en el colegio se despista, que está centrado más bien en los problemas de aprendizaje. Ambos incluyen una guía para padres y tutores al final.

En la editorial CEPE, especializada en psicopedagogía, tenéis también una colección de cuentos muy útiles para reforzar distintos aspectos del comportamiento del niño, como el autocontrol, la capacidad de atención, la memoria o la conducta responsable.

El formato de los libros es bastante sencillo, y quizás no entren tanto por los ojos como los cuentos que he reseñado más arriba, pero están muy bien estructurados, completando el cuento con un apartado de “Información” para los padres, donde se establecen pautas para casa y para el colegio, y con un apartado de “Actividades” para que el niño o niña trabajen y reflexionen sobre los contenidos del cuento

.

Los títulos que os recomendamos especialmente dentro de la colección son los siguientes: Había una vez… una abeja, para mejorar el autocontrol en niñ@s impulsivos, Había una vez…un gatito, para trabajar la atención, y Había una vez… una liebre, para mejorar la memoria en niñ@s despistados y con dificultades de aprendizaje.

Aparte, son recomendables también el cuento Había una vez. Un perrito, como relato más general para enseñar a los niños el valor de la responsabilidad, y la colección de Cuentos para aprender a comportarse, que sirve para que los niños aprendan las normas básicas de educación y de convivencia.

En general, recomendaría esta colección para niños que estén empezando ya a leer.

Para niñ@s un poco mayores, de entre 5 y 13 años, recomendamos la colección “Cuento contigo”, también de la editorial CEPE. Son cuentos dirigidos para niños y niñas que necesitan un entrenamiento en habilidades sociales por tener dificultades para controlar sus emociones y para ponerse en el lugar de los demás.

Destacan La Gymkhana de las emociones, indicado especialmente para entrenar la empatía y la resolución pacífica de conflictos; Elena y el camino azul, que ayudará a los niños a ser más reflexivos a la hora de tomar decisiones; y Mi mamá es verde, mi vecino naranja, que ayuda a los pequeños a identificar los distintos grados de familiaridad y de confianza en las relaciones sociales.


Para terminar, también puede serviros de ayuda el cuento clásico de Rosemary Wells ¡Julieta, estate quieta!, una entrañable historia sobre la importancia de la familia y sobre los distintos roles que desempeña cada uno de sus miembros.

Puede ser de utilidad para niños que, a lo mejor, sienten que han perdido el protagonismo que tenían al nacer un hermano pequeño, o bien por tener hermanos mayores que acaparan la atención de sus padres con los deberes, y que encuentran en el mal comportamiento y el consiguiente castigo un modo de llamar la atención.

Bueno. Espero que esta breve reseña os haya servido. Podéis acceder a una ficha detallada de cada libro pinchando en la imagen de cubierta o en el título, que enlazan con la página web de la Librería Mayo, especializada en Psicología y Pedagogía.

En la sección de CuentoTerapiade la web de la Librería Mayo podéis adquirir todos estos cuentos y muchos otros, para abordar prácticamente cualquier situación que os encontréis en la infinita tarea que es la educación de vuestr@s hij@s.

Seguramente conozcas algún otro cuento especialmente indicado para niños con déficit de atención e hiperactividad… ¿Querrás compartirlos con nosotros? ¡Muchas gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s